sábado, 22 de octubre de 2016

SONOTERAPIA


SONOTERAPIA

El uso del sonido para sanar es una práctica 
realmente antigua, desde que la "primera 
madre" descubrió su utilidad cantando 
"nanas" a su bebé, aunque es en esta 
última década que surge realmente 
como modalidad terapéutica.
La terapia de Sonido o Sonoterapia, 
se fundamenta en la aplicación de la 
voz e intrumentos musicales o vibratorios, 
con los que se generan determinadas
vibraciones, que inciden de forma beneficiosa 
en nuestro organismo, restaurando y 
corrigiendo la frecuencia de resonancia 
correcta, devolviéndo, de esta manera, 
la salud a nuestras partes enfermas.
Si bien, existen multitud de instrumentos 
que pueden usarse en el ejercicio de la 
Sonoterapia o Terapia del Sonido, es la voz, 
uno de los más poderosos y eficaces.
Conocido mejor como Terapia de Sonido, 
consiste en la aplicación de la Voz e 
instrumentos musicales y vibratorios en 
los campos energéticos y sobre el cuerpo 
físico. Los seres humanos han hecho uso 
del sonido desde su Creación para obtener 
y expresar información sobre el mundo que 
los rodea, para comunicarse entre sí, para 
sanarse, para transformarse y sobretodo 
de sentirse unidos.
Se trata de la Terapia más antigua del mundo, 
desde que la "Primera Madre" cantó nanas 
al 'primer bebé', y los primeros seres humanos 
se sentaron alrededor del primer fuego.
Aunque los usos del sonido para sanar son 
muy antiguos, mayormente han estado 
limitados a las tradiciones espirituales y 
esotéricas. En la última década, sin embargo, 
el uso del sonido como una modalidad 
terapéutica se ha convertido en un enfoque 
de trabajo para las comunidades científica 
y médica.
En la Sonoterapia se trabaja la pura vibración, 
y no solamente la música. La base científica 
de Sonoterapia descansa sobre el principio 
de la "Resonancia en Simpatía", cuando un 
objeto vibrante provoca vibraciones en otro
objeto.
El mejor conocido ejemplo es cuando una 
cantante rompe cristal con la voz. Las ondas 
sonoras se propagan en el aire, desplazando 
las moléculas hasta llegar al otro objeto, que 
no tenga otra opción que igualar (o por lo 
menos, intentar) las vibraciones recibidas.
En el caso del cristal, pues es muy rígido y 
no puede vibrar en sintonía con él Sonido, 
el resultado siendo que se rompe. Por 
supuesto en Sonoterapia la idea no es romper, 
sino restablecer armonía y coherencia en todos 
los niveles del Ser. Se puede tratar de romper 
energías cristalizadas y/o estancadas tanto 
en los campos energéticos que rodean al cuerpo, 
como en el propio cuerpo físico, las emociones 
y las ideas preconcebidas.
Todo el universo está en estado de vibración. 
Esto incluye al cuerpo humano. Cada órgano, 
hueso, célula y cualquier otra parte del cuerpo 
(y su campo energético), tiene una razón 
vibratoria sana.
Si somos incapaces de resonar con una parte 
de nosotros mismos o de nuestro entorno, 
resultaremos disonantes o enfermos. Es decir 
que la frecuencia sana, se cambia a una 
frecuencia que vibra sin armonía, creando 
la enfermedad. A través del sonido, y 
especialmente nuestras propias voces, 
podemos proyectar a la parte que está enferma, 
la frecuencia de resonancia correcta, devolviéndola 
a su frecuencia normal. Esto se produciría una 
sanación.
La Cimática- el estudio de las ondas 
en la Sonoterapia

La Cimática
La ciencia de la Cimática (el estudio de 
las ondas) demuestra con claridad el poder 
del Sonido para efectuar cambios en la materia. 
Un aparato de la cimática, invento del científico 
alemán Ernst Chladni en el siglo XVIII, consiste
 en una placa metálica, sobre cuya superficie 
se vierte polvo o arena. Tocando el eje de 
la placa con un arco de violín, la arena se
 mueve, levantando los granitos para formar 
patrones simétricos y geométricamente 
armoniosos. Es decir, el sonido es capaz de 
efectuar cambios al nivel físico, y ha tenido 
muy buenos resultados en el tratamiento de 
tumores y cánceres, disminuyendo los efectos 
de la quimioterapia, y también en algunos 
casos reduciendo dramáticamente el tamaño 
de tumores.
La intuición, la sensibilidad hacía las energías 
sutiles, la habilidad de "ver" o percibir energías 
son grandes ventajas en la práctica de esta 
modalidad. Tiene muchos aspectos chamánicos.

Instrumentos para la Sonoterapia
Hoy en día los instrumentos más destacados son:

La Voz, el instrumento sin duda lo más poderoso 
y eficaz

El Canto de Armónicos vocales – Una técnica 
vocal que permite a una persona cantar DOS 
o MÁS sonidos a la vez.

Cuencos cantores (los conocidos 'cuencos tibetanos' 
- metálicos y Cuencos de cuarzo)

Diapasones terapéuticos (afinados según ciclos 
naturales en vez de tonos de escalas musicales), 
y aplicados al cuerpo físico – SonoPuntura, en 
los campos energéticos- "Diafonía©" y en los 
huesos "Osteofonía©"

Tambores, didjeridú, tambores oceánicos, 
campanas y una larga lista más...

Beneficios de la Sonoterapia
Algunos de los modos en los que la Terapia 
de Sonido -mediante el canto de armónicos, 
la aplicación de diapasones terapéuticos, 
cuencos cantores y otros instrumentos- puede 
ayudar en la sanación son los siguientes:

Provoca estados profundos de relajación
Armoniza y equilibra los hemisferios cerebrales
Limpieza y equilibrio de los chakras y sistema 
energético
Aumento de la intuición y sensibilidad hacia 
las energías sutiles
Alivio de dolor e incomodidades físicas
Alivia el estrés, la tensión e hipertensión 
(el mayor causante de enfermedades leves)
Calma y tranquiliza las emociones
SonoPuntura con diapasones en los puntos 
reflejos permite un tratamiento holístico a los 
órganos vitales
Liberar la auténtica voz así despertando la 
creatividad y mejorando la comunicación
Disminuir los efectos de medicinas altamente 
tóxicas como la quimioterapia
En algunos casos la reducción significativo de 
tumores y cánceres
Restablecimiento de coherencia en los sistemas 
nerviosos simpáticos y parasimpáticos
En general una mejora en el 'bienestar' tanto 
e los clientes como de los practicantes (terapeutas)

22/10/16


miércoles, 28 de septiembre de 2016

BIOMAGNETISMO MÉDICO



BIOMAGNETISMO MÉDICO

El Biomagnetismo Médico es una disciplina médica 
nueva que nos permite entender la enfermedad 
desde el punto de vista energético, y vibracional, 
ya no químico, ya no clínico, ya no biológico. 
Tenemos un pH que se acerca a lo neutro, sin 
embargo, hay fenómenos que alteran ese pH y 
conducen a los órganos hacia la acidez o hacia 
la alcalinidad. Una alteración que puede llegar 
a la enfermedad. Como en todo el universo, 
la dualidad también está presente en el cuerpo. 
En este caso, no es el campo magnético el que 
cura, sino la corrección del pH alterado a través 
del uso de imanes.Profundizando en la materia, 
podemos decir que el biomagnetismo médico, 
es el estudio de los fenómenos bioenergéticos 
que producen los microorganismos en el interior 
del ser humano. Para la recepción, desarrollo y 
reproducción de estos organismos han de 
producirse alteraciones fundamentales en el pH 
(potencial de Hidrógeno) de los órganos que 
los soportan. Estas modificaciones pueden 
medirse y clasificarse perfectamente.
El descubridor de este modelo médico y 
merecedor sin duda del reconocimiento que le 
corresponde por ello, define el Biomagnetismo 
Médico como un fenómeno que permite entender 
al paciente y concluir de una forma rápida, 
económica y fiable qué patologías o disfunciones 
se han instalado en su cuerpo y, sobre todo, como 
retirarlas del organismo dañado para restablecer 
la salud.
El Biomagnetismo Médico estudia, detecta, clasifica 
y corrige las alteraciones del pH en lo ser humano. 
El equilibrio bioenergético es universal, las 
repercusiones a nivel funcional, mental y hasta 
sofrológicas que se desarrollan por la presencia 
de microorganismos (bacterias, hongos, parásitos 
y virus) influyen en todo el organismo y pueden ser, 
a su vez, el resultado de las alteraciones 
bioenergéticas de otros órganos que ya han sido 
afectados o de las funciones de estos órganos. 
Durante años hemos abusado de medicamentos 
antimicrobianos. Hemos llegado a reprimir las 
manifestaciones que provocan pero no conseguimos 
erradicarlos, sino llevarlos a estados subclínicos 
que distorsionan la sintomatología y la signología.
Ahora sabemos que los campos magnéticos entre 
los 1.000 y los 50.000 Gauss no son tóxicos para 
el ser humano. Han aparecido especialidades, 
como la magnetoterapia, que utilizan imanes 
entre los 100 y los 400 Gauss en procedimientos 
de origen traumático asociados al dolor e inflamación, 
pero con escasos resultados. Se han utilizado 
también campos de 700 Gauss para placas 
imantadas en acupuntura. Todos estos medios 
ayudan, son medidas paliativas, pero sólo provocan 
mejoría en los procesos, no su desaparición.
Definimos el NEN (nivel energético normal) como 
el punto en el que debe establecerse cada órgano 
de forma independiente. Hay una resonancia 
biomagnética constante y equilibrada en los
límites de la salud y en las deviaciones que 
originan las enfermedades. La presencia de una 
condiciona la de su opuesto, su magnitud también 
es similar y las partículas elementales en el primero 
corresponden con la del segundo.
¿Dónde radica la genialidad del descubrimiento 
del Dr. Goiz? En la contrastación empírica de que 
el organismo responde de forma dual y en la 
constatación de que las leyes de la física atañen 
también al individuo: el electrón es al átomo lo que 
el ión es a la molécula y el núcleo proteína a la célula. 
Existen dos cargas biomagnéticas en resonancia, 
es decir, “un par biomagnético” que identifica cada 
patología de los seres vivos.
Gracias a este conocimiento ahora entendemos que 
las enfermedades virales y bacterianas están en 
estrecha relación, las primeras condicionan 
recíprocamente a las segundas de manera simultánea. 
Y lo hacen tanto en su génesis con en su presencia 
patógena y en sus consecuencias finales en procesos 
degenerativos que hasta hoy considerábamos 
irreversibles.
El par biomagnético nos traslada al origen del fenómeno 
y define el órgano que lo genera, su polaridad y el
 virus o bacteria que lo identifica, y también la 
interacción entre dos o más microorganismos.
Este reconocimiento, por sí sólo, merece el mayor de 
los respetos de las ciencias de la salud, puesto que 
nos permite llevar todos los recursos terapéuticos 
hasta la raíz de la causa, lo que les dará una 
precisión difícilmente igualable.
Pero además el par biomagnético cura las patologías, 
lo que confiere al biomagnetismo médico la mejor 
y más eficaz herramienta de diagnóstico y la técnica 
más válida para de resolver la patología. En sí mismo 
es un código que detecta y corrige las enfermedades 
y las disfunciones, y representa el mejor, más 
válido y definitivo “código patógeno”.
La curación se consigue devolviendo el equilibrio 
energético de la zona alterada al pH óptimo para 
la salud, cuya alteración se debe a la presencia 
de microorganismos patógenos que distorsionan 
el pH en el órgano que sustenta el fenómeno mórbido.
El par biomagnético, descubierto en 1988, no tiene 
nada que ver con el electromagnetismo y/o el 
magnetismo, ni con los resonadores magnéticos, 
ni con la magnetoterapia, ni con los tratamientos 
psicoterapéuticos, ni con el análisis bioenergético.
El biomagnetismo médico es la relación en resonancia 
energética y vibracional soportada por la distorsión 
fundamental del pH de dos puntos específicos que 
pueden variar en intensidad pero no en ubicación. 
Y que a su vez identifican la presencia de 
microorganismos patógenos –sean bacterias, hongos,
parásitos y/o virus- e incluso las disfunciones 
funcionales orgánicas y el impacto que se consigue 
por inducción de dos cargas magnéticas que ni 
aumentan ni disminuyen energéticamente al órgano, 
sino que lo neutralizan sin ocasionar daño o lesión 
alguna.
Podemos decir que el mismo microorganismo puede 
producir diferentes síntomas, y un mismo síntoma 
puede estar producido por diferentes microorganismos. 
El par biomagnético prescinde del síntoma y nos 
remite a su etiología por lo que puede asociarse 
a cualquier sistema médico.
Una revisión con biomagnetismo médico conlleva 
el análisis completo del paciente. La bioenergética 
médica nos permite un examen integral del mismo, 
que de acuerdo con el sistema binario o bipolar y 
la ubicación de las alteraciones del pH llega a 
descubrir la patología y su etiología, además de 
corregir de forma simultánea dichas alteraciones, 
equilibra el pH, es decir lo lleva a sus valores 
normales y naturales que condicionan la salud 
celular y orgánica, es decir, provocando la curación 
de la patología energéticamente.
El descubrimiento del Par Biomagnético proporciona 
una herramienta de trabajo que permite al médico 
conocer rápidamente la etiología de la enfermedad, 
microorganismos, alteraciones funcionales o 
glandulares, o presencia de reservorios activos 
de microorganismo patógenos que ha permitido 
entender enfermedades complejas, crónicas, 
degenerativas, sindromáticas y tumorales de
forma sencilla, gracias al concepto dual bioenergético 
que aparece incluso antes de los síntomas clínicos 
que al neutralizarlo o polarizarlo se recupera.
La fundamentación teórica del biomagnetismo médico 
o par biomagnético se sustenta en los siguientes 
cinco conceptos:
Magnetismo
pH
Resonancia Magnética
Entropía
Simbiosis

Estos conceptos nos llevan a la comprensión 
del funcionamiento del Par Biomagnético.

Magnetismo: Las características de un material 
magnético es la histéresis (permanencia) magnética 
y la polarización restante una vez suprimido 
el campo de polarización.
IwaoYasuda y EiichiFakuda demostraron en 1957 
la aparición de una neoformación ósea en la 
proximidad de un electrodo activo. También 
mostraron como un hueso sometido a comprensión 
aparece en el lado de la concavidad con una carga 
negativa y en la convexidad con una carga positiva.
El par biomagnético no necesita la presencia de 
campos pulsátiles, sino simples imanes no bobinados 
de una potencia superior a los 1000 Gauss, y además
 muestra cómo se obtienen mejores resultados con 
pares biomagnéticos concretos orientados a la 
reformación mediante la regeneración celular 
ósea entendida bajo el concepto del Par Biomagnético, 
y de nuevo muestra una respuesta simple y 
revolucionaria al amparo de la dualidad energética. 
Mi campo de trabajo actual es la regeneración 
de tejidos, no sólo óseos, sino de cualquier parte 
del organismo que requiera regeneración celular.
pH: La electrolisis es la descomposición de una 
sustancia (electrolito) por medio de una corriente 
eléctrica.
El cuerpo humano es una máquina eléctrica pulsante, 
que produce corriente por todos los órganos internos 
y se comunican por señales eléctricas. El material 
conductor en el cuerpo humano son los electrolitos, 
por lo tanto una variación de su composición genera 
una variación en el sentido del campo magnético 
produciendo una polarización (+) o (+) del órgano 
donde se presenta la anomalía.
Resonancia Magnética: Los fenómenos magnéticos
 tienen su origen en el movimiento de cargas eléctricas. 
Ampere dijo: “el magnetismo es una corriente eléctrica 
que se mueve en círculos”. En el imán la corriente 
ocurre en cada una de las moléculas que lo conforman.
Entropía: Es la cantidad de calor que un cuerpo pierde 
o gana respecto de su temperatura normal. Cuando 
un cuerpo libera mayor cantidad de energía calorífica 
significa que las moléculas están en movimiento 
a mayor velocidad, chocando unas con otras y a 
cada choque se produce (se libera) una cantidad 
de energía. Una entropía alta libera más calor que 
una entropía baja y para el par biomagnético esto 
representa una medida indicativa de la medida 
del desorden del sistema (del cuerpo humano).
Simbiosis: Es la asociación de microorganismos 
de diferentes especies que sacan provecho unos 
de otros. Para el biomagnetismo médico los virus 
patógenos hacen resonancia con bacterias no 
patógenas para su maduración y activación 
energética, pero cuando se trata de una bacteria 
patógena el virus pasa a convertirse en estructural 
o metabólico. Hay otras asociaciones de microorganismo 
patógenos que complican y distorsionan las 
manifestaciones clónicas en los pacientes dando lugar 
a falsos diagnósticos.
Conclusión

Los microorganismos conviven de forma armónica, 
aprovechando espacios y recursos para su metabolismo. 
El par biomagnético nos ubica en el lugar y el momento 
en que se establece el microorganismo, 
independientemente de sus manifestaciones 
clínicas, lo que nos permite estudiar la fisiopatología 
inicial de las enfermedades y la simbiosis de 
los elementos vivos patógenos y su interrelación 
dentro de los tejidos que lo soportan.

28/9/16

martes, 12 de julio de 2016

SALES DE SCHÜSSLER


SALES DE SCHÜSSLER

Qué son las sales de Schüssler

El tratamiento con sales de Schüssler
es un método terapéutico desarrollado
por el doctor Wilhelm Heinrich Schüssler
 basado en el uso de sales minerales
(componentes básicos del organismo)
tratadas de manera homeopática.
Puesto que se trata de un sistema que
no ofrece efectos secundarios ni
agravamiento de los síntomas, cada
vez es más utilizado por terapeutas
naturistas o incluso particulares interesados
en elaborar sus propios remedios caseros.
Las sales de Schüssler son 12 sales
 minerales cuya principal función consiste
en equilibrar y regular posibles alteraciones
en la distribución y absorción de los minerales
en el organismo durante el desarrollo de
una enfermedad.
Las sales de Schüssler se utilizan
principalmente para afecciones leves,
enfermedades crónicas y trastornos
del humor. Por supuesto, no se recomienda
sustituir ningún tratamiento médico por
las sales de Schüssler, ya que por sí solas
no son capaces de solucionar el problema
definitivamente cuando se trata de
enfermedades crónicas o graves, sin
embargo sí son una buena alternativa
para complementar cualquier tratamiento
médico o para tratar numerosas afecciones
comunes en la vida diaria.
A modo de resumen, estas son las principales
funciones de las 12 sales de Schüssler:

Nº 1 Calcium Fluoratum. Piel, uñas y huesos

Nº 2 Calcium Phosforicum. Cicatrización y crecimiento

Nº 3 Ferrum Phosforicum. Inflamaciones y lesiones

Nº 4 Kalium Chloratum. Membranas mucosas

Nº 5 Kalium Phosforicum. Músculos y nervios

Nº 6 Kalium Sulfuricum. Inflamaciones crónicas y afecciones de la piel

Nº 7 Magnesium Phosforicum. Dolores y calambres

Nº 8 Natrium Cholratum. Metabolismo líquido

Nº9 Natrium Phosforicum. Metabolismo

Nº 10 Natrium Sulfuricum. Desintoxicación y excreción

Nº 11 Silícea. Tendones, cartílagos y huesos

Nº 12 Calcium Sulfuricum. Drena el líquido infectado (pus)

Ventajas de las sales de Schüssler

Estas son algunas de las importantes ventajas
del tratamiento con sales de Schüssler:

No tienen efectos secundarios

No agravan los síntomas

Al ser solo 12 sales, elegir el tratamiento
adecuado no resulta tan complicado como
en el caso de la homeopatía.
Si nos equivocamos al elegir las sales del
 tratamiento no pasa nada… simplemente
no corregiremos el desequilibrio y podemos
volver a intentarlo con otras sales diferentes

Las pueden tomar todo tipo de personas: bebés,
niños y niñas, embarazadas y personas mayores.

Las diluciones disuelven las sustancias en
partículas tan finas que penetran al interior
de las células enfermas

Se pueden usar en múltiples aplicaciones
de remedios caseros: comprimidos, baños, 
pomadas,  compresas, etc.

Cómo tomar las sales de Schüssler

Las sales de Schüssler se venden en farmacias
 en forma de comprimidos. Estos comprimidos
deben dejarse en la boca hasta que se disuelvan,
de modo que las mucosas bucales absorban
completamente sus principios activos.
Schüssler recomendaba usar una potencia D6
para todas las sales excepto la nº1, la nº 3 y
la nº 10, que recomendaba una potencia D12.
Por eso tienes que recordar, cuando vayas
a la farmacia, pedir dichas potencias.

En cuanto a la dosificación, debemos tener
en cuenta la edad:

Bebés. Disolver un comprimido en un poco
de agua y aplicar en los labios poco a poco,
1 a 2 veces al día hasta que mejore.

Niños y niñas entre 2 y 8 años. 1 comprimido,
2 o 3 veces al día hasta que mejore

Adultos y personas mayores. 2 comprimidos,
 3 veces al día hasta que mejore

En caso de enfermedad grave. 1 comprimido
cada 3, 5, 15 o 30 minutos durante la primera
hora en la que la enfermedad se manifiesta.

El caso especial de la sal nº 7

El llamado “7 caliente” es un método de
aplicación específico para la sal nº 7
Magnesium Phosforicum, especialmente
recomendada para el dolor y los calambres
que desarrolló el Dr. Schüssler.
Consiste en añadir 10 comprimidos a una
taza de agua hirviendo, removiendo para
que los comprimidos se disuelvan por completo.
Esta solución debe beberse lentamente a
pequeños sorbos mientras el agua permanezca
caliente, manteniendo esos pequeños sorbos
en la boca durante unos segundos para
que las membranas de la boca puedan
absorber los principios activos.

Cuándo tomar las sales de Schüssler

Aunque se pueden tomar como te hemos
indicado (3 veces al día), numerosos terapeutas
recomiendan tomar las sales de Schüssler
según el reloj orgánico chino para aumentar s
us efectos.
¿En qué consiste el reloj orgánico chino?
Muy fácil: según la medicina tradicional china,
 cada órgano tiene un rendimiento máximo
de dos horas a lo largo del día, de manera
que cuando ha pasado este tiempo, la energía
del organismo pasa a otro órgano diferente.

Para estimular un órgano en concreto, se
aconseja aumentar la dosis (en lugar de 1 o
2 comprimidos, tomar entre 5  a 10) una hora
 antes del tiempo de mayor rendimiento de
este órgano. 
Aquí te dejamos un pequeño esquema que
te servirá para este propósito, relacionando
la hora con el órgano y las sales más indicadas:

De 1h a 3h (Hígado): Kalium sulfuricum,
 natrium sulfuricum, calcium sulfuricum

De 3h a 5h (Pulmones):  Kalium chloratum,
 magnesium phosforicum, calcium phosforicum

De 5h a 7h (Intestino grueso): Kalium chloratum,
 natrium sulfuricum, natrium phosforicum,
 ferrum phosforicum

De 7h a 9h (Estómago): Kalium cloratum,
natrium phosforicum, ferrum phosforicum

De 9h a 11h (Bazo, páncreas, sistema inmumológico):
 Ferrum phosforicum, natrium sulfuricum,
natrium chloratum, natrium bicarbonicum

De 11h a 13 (corazón): Magnesium phosforicum,
 kalium phosforicum, calcium fosforicum

De 13h a 15h (Intestino delgado):
Kalium chloratum, natrium phosforicum,
natrium sulfuricum

De 15h a 17h (Vejiga): Kalium chloratum,
 natrium phosforicum, ferrum phosforicum,
magnesium phosforicum

De 17h a 19h (Riñones): Kalium chloratum,
natrium sulfuricum, natrium chloratum

De 19h a 21h (Circulación): Ferrum phosforicum,
magnesium phosforicum, natrium chloratum

De 21h a 23h (Sistema hormonal):
 Zinc chloratum, calcium carbonicum,
 natrium chloratum

De 23h a 1h (Vesícula biliar): Natrium sulfuricum

Cuánto tiempo tomar las sales de Schüssler

La cantidad de tiempo necesaria para aliviar
desequilibrios con sales de Schüssler es
un asunto muy relativo ya que, dependiendo
 de cada persona y su patología, podemos
notar mejoría en horas o días o puede llevarnos
meses.
Como norma general:

Molestias agudas. Si no notamos mejoría en
tres días debemos optar por pensar que
quizá nos hemos equivocado en la elección
y escoger otras sales diferentes

Molestias crónicas. En este tipo de afecciones
debemos tener paciencia y considerar que lo
normal es que empecemos a encontrar mejoría
al cabo de varios meses.

Efectos secundarios y contraindicaciones
de las sales de Schüssler

Aunque no se han encontrado efectos
secundarios ni toxicidad con las sales de
Schüssler, es conveniente tener en cuenta que:

Sobredosis. Más de 100 comprimidos al día
pueden tener un efecto laxante
7 caliente. El tratamiento con la sal nº 7 puede
 producir dolor estomacal o ardor de estómago
a personas con sensibilidad digestiva.
Este tipo de personas deberían evitar el “7 caliente”.

Fármacos. Aunque no se conoce interacción
con otros fármacos conviene informar al médico
del uso de las sales de Schüssler.

Intolerancia a la lactosa. Especial precaución
deben tener las personas alérgicas a la lactosa
o al gluten, ya que este es un componente

 principal de las sales de Schüssler.

Ilesin 12/7/16

martes, 21 de junio de 2016

LIBERACIÓN MIOFASCIAL


LIBERACIÓN MIOFASCIAL

Tensión, dolores, falta de movilidad, agarrotamiento… 
son muchos los síntomas negativos que nuestro 
cuerpo sufre, día a día, por culpa del caótico ritmo 
de vida en el que estamos inmersos. 
Tratar de tomarnos las cosas con calma y unos 
hábitos de vida saludables son fundamentales, 
pero, en muchos casos, necesitamos la ayuda 
profesional para que nuestro cuerpo se sienta mejor 
y, por lo tanto, funcione correctamente. Una técnica 
perfecta para volver a poner a punto al organismo 
es la liberación miofascial.
La liberación miofascial es “una técnica de terapia 
manual que se basa en la aplicación de movimientos 
y presiones sostenidas, dirigidas a todo el sistema 
fascial”. A través de ella, fisioterapeutas especialistas 
en dichas técnicas buscan “liberar las restricciones 
de movilidad de este sistema, devolviendo los 
deslizamientos entre todos los tejidos del cuerpo, 
y haciendo que nuestro cuerpo recupere su equilibrio 
funcional”.
Aunque la investigación del sistema fascial y su 
tratamiento se inició en la primera mitad del siglo XX, 
no fue hasta la década de los 80 cuando se
multiplicaron sus estudios y comenzó a tener una 
importancia clave en el mundo de la fisioterapia. 
Desde entonces se han ido desarrollando una 
serie de técnicas a las que se recurre no sólo en 
la fisioterapia más clásica, sino también en la 
deportiva y en la traumatología.
En su estado normal la fascia se encuentra relajada 
y estirada pero, sin embargo, por culpa de una lesión
una enfermedad, un traumatismo, una incorrecta 
postura corporal, o simplemente estrés o ansiedad
ésta se tensa y puede provocar dolor y falta de 
movilidad. Por este motivo, las manos de los 
fisioterapeutas trabajan en ella para corregir esas 
restricciones y hacer que el organismo se encuentre 
mejor.

¿Qué es la fascia?
El sistema fascial es un gran desconocido para la 
mayoría de las personas, pero una disfunción en 
esta zona puede ser la causante –o agravante– 
de diferentes problemas físicos. En este sentido, 
las fascias son “un tejido, formado por colágeno,
 que recubren todos los músculos y estructuras 
de nuestro cuerpo y cuya función es dar unión 
e integridad a los distintos sistemas del mismo, 
es decir, hacer que el cuerpo funcione como una 
sola unidad”.
El sistema fascial es una especie de entramado 
tridimensional que se reparte a lo largo del cuerpo, 
ya sea en su vertiente superficial (la que envuelve 
todo el cuerpo bajo la cara profunda de la piel), 
o en la más profunda (que envuelve, separa y 
protege los músculos, las articulaciones, los 
huesos o las vísceras).
El hecho de que todo el organismo esté recubierto 
por la fascia hace que su buen estado sea 
imprescindible para que todo el cuerpo pueda 
funcionar correctamente. Y es que el sistema fascial 
no está relacionado únicamente con los típicos 
dolores musculares o articulares por los que solemos 
ir a la consulta de fisioterapia, sino también con otros 
pequeños movimientos fisiológicos pero igual de 
importantes, como puede ser el de la expansión de 
los pulmones cada vez que respiramos.
Uno de los problemas más habituales que afectan 
a este sistema es el síndrome de dolor miofascial 
(SDM), en el que se produce una alteración de la 
longitud correcta del músculo y de su tono muscular 
(también en la de sus músculos antagonistas), lo 
que produce tensión y dolor, por lo que debe ser 
tratado por fisioterapeutas expertos.

El síndrome de dolor miofascial tiene su origen 
principalmente en los llamados puntos gatillo 
miofasciales o trigger points, unas zonas especialmente 
tensas y agarrotadas debido a la incorrecta o deficiente 
contracción muscular. Es en estos nódulos donde nace 
este tipo de dolor, pero es un dolor puntual y profundo 
que también suele referirse a otras estructuras cercanas.
La fascia también puede enfermar, por lo que debemos 
prestarle atención para ganar en salud. Porque, si no 
se tratan, los trigger points pueden llegar incluso a 
modificar la postura corporal y producir problemas en 
otras partes del cuerpo. Para mejorar la calidad de 
la fascia es importante, “tener una alimentación 
equilibrada y una buena hidratación”, ya que los 
suplementos de colágeno o los infrarrojos no tienen 
ninguna incidencia en ella ni en su tratamiento.

Beneficios y contraindicaciones de la liberación miofascial

El principal beneficio de la liberación miofascial es que, 
al mantener el sistema fascial en buen estado y sin 
restricciones provocadas por los puntos de gatillo 
miofasciales, la movilidad de nuestro cuerpo será 
óptima y éste, por lo tanto, funcionará mejor, ya que,
 “al eliminar las restricciones fasciales aumentamos 
la movilidad de todos los tejidos del cuerpo, 
consiguiendo mayor movilidad articular y mejor 
circulación de todos los fluidos corporales”.
Todo esto consigue, a su vez, “eliminar las toxinas que 
se quedan acumuladas entre las distintas capas 
fasciales de nuestro cuerpo”. Por lo tanto, la liberación
 miofascial consigue otros beneficios adicionales 
relacionados con la retención de líquidos, la mala 
circulación sanguínea o la celulitis.
Y es que, “se busca armonizar el movimiento de todos 
los tejidos que conforman nuestro cuerpo”.
Asimismo, el hecho de eliminar los puntos gatillo 
miofasciales hace que se reduzca el dolor localizado 
y se gane en calidad de vida.
Y no podemos olvidar que ayuda a conservar y 
mejorar la correcta postura corporal, por lo que se 
presenta como una buena arma para la prevención 
de lesiones y problemas físicos que se achacan a 
una constante, incorrecta y dañina postura tanto 
en reposo como en movimiento.
La terapia de liberación miofascial también se presenta 
como adecuada en personas con diferentes enfermedades,
como puede ser la fibromialgia, el lupus, la esclerodermia 
o la artritis reumatoide.

Contraindicaciones de la liberación miofascial

Como ocurre con muchas otras terapias, no todo el 
mundo puede beneficiarse de la liberación miofascial, 
y existen ciertas contraindicaciones. Siempre se debe 
contactar con profesionales médicos o fisioterapeutas, 
que son los más indicados para valorar las patologías 
de cada paciente pero, en principio, las personas que 
sufren aneurismas, fracturas, fiebre, tumores, 
enfermedades infecciosas, flebitis avanzada, o 
las mujeres que se encuentran en el primer trimestre 
de embarazo deben abstenerse de seguir esta terapia.

Cómo es una sesión de liberación miofascial

Una sesión de liberación miofascial, que suele 
extenderse a lo largo de una hora, comienza con la 
palpación por parte del fisioterapeuta del cuerpo 
del paciente para determinar en qué estado se 
encuentra el sistema fascial y dónde está alterado.
Una vez diagnosticado el problema, es importante 
calentar la fascia para que ésta sea más manejable; 
para ello, y gracias a que está compuesta de colágeno,
el profesional trabajará con sus dedos, palmas, e 
incluso codos, en la propia fascia, con el objetivo de 
prepararla para su posterior manipulación. En este 
punto, el fisioterapeuta realizará, mediante 
movimientos largos, una serie de estiramientos suaves 
y sostenidos para alargar la fascia y así producir su 
liberación.
Es una sesión tranquila y pausada, ya que se busca 
que la fascia se vaya estirando por sí misma con la
ayuda del trabajo manual, pero nunca forzándola.

Ilesin 21/6/16